Sistemas de Monitores (Parte II)

En la entrada anterior vimos el vocabulario que se utiliza en la operación del equipamento y hablamos sobre cómo cablear los monitores a la mesa.
[Editado de fuente: Marcos Días para Música y tecnología]

Ahora continuaremos con los equipos. Los modelos de gama alta suelen permitir asignar pre/post en todos los envíos de figura 2aux. Cuando hemos pinchado todos los micros podemos empezar a sonorizar al grupo. Para que salga por fuera, por la PA, asignaremos cada canal al grupo o a master. Para que salga por monitores, deberemos subir el Aux de cada canal por el envío requerido, siguiendo la norma de Aux 1 atrás, refiriéndose a batería, e instrumentos y Aux 2 delante, para las voces. Para gobernar el envío en todas las mesas deberemos buscar una serie de botones denominados AUX MASTER que son la llave de paso para que salga la señal asignada desde cada aux de canal. Viendo el gráfico del flujo de señal ilustrado en la figura 2 lo entenderemos mejor.

Estos envíos suelen llevar debajo o al lado un botón denominado AFL, distinto del PFL. CLE o SOLO al que estamos habituados. El AFL (After Fader Level) se refiere al nivel de señal que saldrá por este máster una vez asignado un nivel de trabajo. Normalmente, estos másters trabajan con una escala de 0 a 10, por lo tanto nos olvidamos de 0 dB, etc. Lo mejor es observar la etapa de monitores y ver el punto donde empieza a saturar, siendo ese punto nuestro 0 dB. Otra forma es tener un buen juego de auriculares de baja impedancia y escuchar la mezcla de lo que mandamos y su nivel; la mesa dispone de un Vúmetro asociado para visualizar estos niveles.

Repasemos hasta aquí
Hemos instalado la mesa, los PA, los efectos… el equipo está sonando. Ahora sólo quedan los monitores.

Asique, desde el canal donde está conectada el reproductor o el CD abriremos un auxiliar, por ejemplo el 1. Lo dejaremos digamos a las “2”.

Luego, abriremos el máster de AUXI y con el AFL pinchado veremos el nivel de señal; normalmente, en los vúmetros marcará poco, lo dejaremos sobre las “3”.

Del conector de la mesa AUX1 out conectaremos nuestro adaptador y elegiremos, por ejemplo el canal 24 o el 32, o el último en función del tipo de manguera a utilizar.

En el stagebox usaremos el convertidor apropiado para sacar señal hacia la etapa de potencia.

Con los potenciómetros de la etapa a cero, la encenderemos. Luego iremos subiendo con calma para ver si suena el monitor. Si no suena es que algo va mal; a deducir:

– El cable de altavoz es malo; probemos otro.

– El monitor está “malo”, usemos otro.

– El puente entre los monitores hace cortocircuito en la señal. Es recomendable conectar primero un solo monitor.

– El canal escogido de manguera no va bien. Para comprobarlo, solo es necesario conectar un micro y ver si llega hasta la mesa; sino, probaremos con otro.

– El adaptador es malo o la norma no adecuada. Probaremos otro con norma distinta.


Si ya tenemos el equipo sonando, podemos usar el cable de Left/Right que lleva la señal hasta las etapas de PA y lo conectaremos directamente a la etapa de monitores, porque puede ser que falle la etapa de monitores…

También es posible que falle el patch de la etapa de monitores, puesto que normalmente va enracada en rack con un patch delantero de conexionado.

El tema de la etapa de monitores que falla tiene fácil arreglo, a veces. Normalmente, las compañías de PA suelen configurar los racks de potencia con etapas para cablear más cajas de las que llevamos. Es decir, sobran canales de etapa. Entonces intentaremos cablear la etapa del rack de PA para que trabaje como una etapa de monitores.

Para ello entran en funcionamiento otro tipo de adaptadores que conviene llevar. Pero primero debemos desconectar los cables de señal y carga de la etapa en cuestión, y cuando termine el show dejarlo como estaba. Volvamos a lo nuestro.

– Un adaptador canon hembra a cable pelado. Útil para tomar señal de carga directamente de las bornas traseras de la etapa; también puede ser macho.

– Un adaptador Speakon hembra aéreo a cable pelado. Últimamente todos los altavoces van con conector Speakon.

– Un adaptador Speakon hembra aéreo a canon hembra.

Las normas de cableado de altavoz son muy variadas, puesto que sólo son dos cables para tres pins, en el caso del canon. [Hay que preguntar]

El Speakon suele ir conectado en 1 + 1 -. Pero no va soldado. El Speakon con un estrangulador activado con una llave Allen, concretamente la más pequeña de la gama. Por tanto, es recomendable llevar una llave o dos de este tipo.

Como se supone que hemos logrado conectar y hacer sonar el equipo de monitores iremos probando con la misma señal el resto de etapas de monitores. Luego iremos a mesa y conectaremos el otro envío. Es recomendable hacer  como mínimo dos envíos.

Consejo: casi todas los monitores suelen trabajar a 8 ohmios, lo que significa que podemos conectar un máximo de 4 por etapa de potencia, trabajando a 4 ohms en total. No pasa nada si un canal de etapa trabaja a 4 ohms y el otro a 8 para mover 3 monitores. Pero JAMÁS sobrepasen esta norma porque lo más normal es que se cargue la etapa y el monitor si intentan trabajar a 2 ohmios. Aunque la etapa lo permita, al trabajar a dos ohmios se incrementa enormemente el tiempo de ataque de la etapa y el envío es un poco ingobernable; además, el monitor recibe más watios de los que puede soportar solo por eso. Se evitan muchos problemas.

Alguno podrá decir, “pero y ¿qué pasa con el EQ?”. Pues nada, todo depende del estilo de mezcla y del “show”. El EQ suele ir bien para domesticar algún acople y para colorear mejor el monitor, es decir, hacerlo agradable al oído del músico. Para conectar el EQ dentro de nuestra configuración podemos hacer varias cosas.

1º. Supongamos que el EQ tiene entradas y salidas con canon. Pues a la salida del master de aux de la mesa conectamos el adaptador canon-jack antes comentado a un canal de manguera y en el stagebox con un macho-macho al canal de etapa, o quizás un cable de micro normal servirá en la mayoría de casos. Tendremos el EQ en mesa y podremos actuar más rápidamente. Además todos los ecualizadores suelen llevar un control de nivel con el que compensar la pérdida de señal.

2º. Si el EQ tiene entradas y salidas jack, pues más fácil; un jack-jack desde la salida de aux máster de mesa hasta el EQ, y un adaptador canon hembra a jack para el canal de manguera, en el stagebox igual.

3º.  Cualquiera de los dos casos anteriores, pero con el EQ en el escenario. No es muy recomendable, porque si en mitad del show hay un acople no vamos a salir corriendo a tocar el EQ.
En los tres casos anteriores se pueden hacer dos cosas. Hacer una curva especial para colorear el monitor o bien quitar aquellas frecuencias típicas.

Recuerden que estamos ante un “show” con una sola mesa y que estamos haciendo los envíos de monitores desde afuera. Eso implica que la mezcla de monitores que hacemos queda afectada por la ecualización de cada canal de mesa, puesto que los auxiliares de las mesas, aunque pre- fader, suelen ser post EQ.

No se recomienda en absoluto utilizar EQ domésticos con 10 bandas; porque un 10 bandas tiene un factor Q muy ancho y por tanto, si tocas por ejemplo 1k para quitar un acople, te comes un montón de bandas laterales y el monitor suena a caldero- sonido telefónico- desnaturalizada – opaca-metálica, etc. Por tanto, usaremos EQ con bandas de 2/3 de octava o 15 bandas y de 1/3 de octava de 30 bandas, aunque el standard es 27.

En el caso de 15 bandas, quitar la banda subgrave hasta 63Hz y la de agudos extrema bajarla un par de dB; luego suban el nivel de señal al máximo e intenten quitar los acoples normalmente sobre 800, 2k5 y 4k. Si es un concierto de pitos no desesperen; bajen el nivel un poco y vuelvan a intentarlo. La norma de quitar las bandas de 1k, 1k6, etc, es útil sólo porque quita la componente de trompeta o nasal del monitor (el filtro en casi todas corta a 800-1200Hz), aunque también hace perder algo la sonoridad de ésta. Recuerden que con el paramétrico de cada canal podemos acabar de limpiar el tema. Normalmente bastará con quitar un poco sobre 2k5, dar un poco más en la parte de agudos para que haya un poco de “zzzz”.

Si usamos un 27 bandas podremos hilar más fino, pero cuidado; porque que haya más cortes no implica que debamos tocarlo más.

Haremos una próxima entrega breve donde profundizaremos más en el tema ecualización y luego seguiremos con la parte 2da de los sistemas de monitoreo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s